Dos años de Lactancia materna: ¡Misión cumplida!

Dos años de Lactancia Materna: ¡Misión cumplida!

Dos años de Lactancia Materna: ¡Misión cumplida!
Fuente: Google

Cuando estaba embarazada, quería al menos quería dar lactancia materna exclusiva (LME) por 6 meses…

Cuando llegaron los 6 meses, quería que #LaPeque y yo sobreviviéramos el reintegro a mi vida laboral y el de ella a su guardería (nuestra primera separación)…

Cuando a los 7 meses sobrevivimos a nuestra primera separación, quería llegar a amamantar hasta que cumpliera el año…

Cuando cumplió el año, dije baaaaahhhhh, ¡Vamos por los dos!

Cerré los ojos y cuando los abrí, ya estábamos ahí cantando su cumpleaños número dos.  Todo tan rápido, con sus altos y sus bajos, sus momentos de cordura y esos tantos de locura.

Ser madre, es ser un saco lleno de hormonas, preocupaciones, culpas, alegrías incontables, felicidad extrema, canciones, risas, cuentos para dormir… Ser madre es la mayor bendición que pude haber recibido! Y ya cumplí 2 años con mi bendición hecha niña!! Feliz cumpleaños hija!!!!!

Por ahora seguimos dando tetica… Hasta nuevo aviso!! 😉

¡BIENVENIDO SEPTIEMBRE!

Abro mis brazos, mente y corazón para recibir todas las bendiciones que traes a mi...

Abro mis brazos, mente y corazón para recibir todas las bendiciones que traes a mi…

Fuente: Google

Ya casi un mes sin pasar por aquí….  Y no porque no haya historias por contar… Sino porque más bien hay tantas que me cuesta decidirme.

Llegó septiembre… Un mes hermoso del año… El mes donde hace casi dos años volví a nacer… Pero esta vez convertida en mamá.

Una mamá que no sabía nada de lactancia, crianza, ni nada de nada…. Sólo sabía que amaba a mi bebé!

Hoy, es distinto.  No me las sé todas (creo que jamás será así), pero estoy un poco más segura y preparada y cuando tengo dudas o entra el caos a mi cabeza, corro a mis salvadores: La literatura de crianza respetuosa!!

Les dejó algunas recomendaciones:

  • Bésame mucho -> Carlos González
  • Ni rabietas, ni conflictos -> Rosa Jove
  • Una nueva paternidad -> Mieria Long, Armando Bastida, Alejandro Busto, Elvis Canino…

Hay muchísimos más, pero estos son los que hasta ahora tengo y he comenzado a leer.

Espero volver más seguido por acá…

¡Mamá, tu bebé no necesita tetero para vivir!

rechaza-el-biberon_article

¿Tetero? ¡No, gracias!
Fuente: Google

La gente se asombra cuando digo que #lapeque con casi 22 meses nunca en su vida ha probado un tetero.  Y debo aclarar que no ha sido por la escasez de fórmulas infantiles que actualmente se vive en mi país, o por obra y gracia del espíritu santo, sino por mí.

Desde el embarazo decidí que mi hija no tomaría tetero, ya me había preparado con taller de lactancia, lecturas de personas reconocidas fundamentados en estudios que, determinan que la leche materna tiene todo lo que el bebé necesita para vivir sus primeros años de vida, que se complementa hasta el año con alimentos nutritivos y saludables y que luego sirve para seguir fortaleciendo el sistema inmunológico de los bebés, además de que un bebé con lactancia prolongada (2 años o más), será un niño más inteligente.

Yo no necesito saber nada más, sé que yo con mi savia materna puedo darle a mi hija todo lo que necesita y así mismo se lo hice saber a su pediatra cuando intentó prescribir fórmula después de 6 duros, pero maravillosos meses de LME (Lactancia Materna Exclusiva).

Sabiendo y entendiendo todo esto, me preocupa ver como a mi alrededor hay tantas madres sufriendo porque no consiguen la leche de fórmula, como si ésto fuera indispensable para que los bebés vivan.  Debo confesar que no estoy para nada de acuerdo con la situación de mi país y la escasez que se vive, pero si me da un fresquito saber que esto obligará me ayudar a promover aún más, la lactancia materna.

Particularmente me siento obligada a brindar apoyo a cualquier madre en apuros con un bebé recién nacido o con pocos meses, y ayudarla a que tenga una lactancia feliz.  No soy consejera de lactancia, ni mucho menos (aunque me encantaría algún día prepararme para esto), pero viviendo en este mundo de la lactancia, he conocido muchos lugares donde brindan ayuda (privados y públicos) y personas que dan asesorías a domicilio.  Hay muchas madres que tan sólo necesitan un pequeño empujón, apoyo y compañía, porque amamantar no es una tarea fácil, y aunque es mamá quien lleva el par de tetas, no es cuestión sólo de mamá, porque la comida no se prepara sola, ni la casa se limpia sola, ni la ropa se lava, seca y guarda sola.  Mamá necesita estar bien atendida y alimentada para que pueda ofrecer lo mejor de ella al nuevo bebé. Así que para que se pueda dar una lactancia feliz, mamá necesita ayuda externa de todos los familiares, conocidos, allegados.

Lo digo con propiedad, la lactancia es una cuestión de más de dos, yo soy profesional, trabajo 8 horas al día en oficina y un poco más desde casa, y con orgullo y satisfacción puedo decir que todavía DOY TETA, pero sola no hubiese logrado establecer una lactancia feliz.

Mami, quiero que entiendas que tu bebé puede vivir sin un tetero y en tus manos está que sea una realidad, ¡Amamanta!

Pronto se celebrará la Semana Mundial de Lactancia Materna y como madre que trabaja fuera de casa, estoy muy ansiosa, ya que el lema de este año es: Amamantar y Trabajar, ¡logremos que sea posible! 

Pronto les contaré más sobre los eventos para celebrar esa semana.

10861032_909076245791915_24_med

smlm-2015-calendario_med

No sólo mamá, también soy madrastra

Madrastra malvada de Blancanieves Fuente: Google

Madrastra malvada de Blancanieves
Fuente: Google

Hace exactamente 1 año y 9 meses que me convertí en madre… Pero desde hace mas o menos 7 años, soy madrastra de una pequeña que nunca me ha llamado así, sino siempre por mi nombre.

Soy una madrastra distinta a las que aparecen en google cuando buscas el término: madrastra, pero madrastra al fin, porque cuando decidí unir mi camino con mi compañero de viajes, venía de una separación con una retoña.

Me tocó ser madrastra muy joven, sin pensar aún ni siquiera en tener hijos o establecer una unión. Fueron comienzos bien difíciles, que no le deseo a nadie tuve que madurar cosas que jamás había imaginado que viviría, y debo confesar que, aún hoy debo madurar muchas cosas más.

Cuando los hijastros son bebés, no causan ningún problema, por lo menos a mi siempre me han gustado los niños y tener uno cada 15 días, al que no tenía que cambiarle pañales, ni estar pendiente de qué comerá, si se bañó o no, era genial. Los problemas vienen del resto de las personas. La “ex” por ejemplo, que al principio parecía no aceptar que el padre de su hija tiene una vida y una pareja nueva y que todavía en uno que otro momento echa su varillita; la familia de mi compañero de vida, que nombraban en conversaciones a la “ex”, tantas veces que llegué a pensar que era apropósito; la suegra, que tiene en su cuarto (aún 7 años después), la foto del matrimonio eclesiástico su hijo con la “ex” y así un sin fin de cosas que hay que superar y saber manejar, pero lamentablemente la vida no nos prepara para eso.

Cuando mi hijastra creció y aprendió a hablar, repetía todo lo que su mamá decía de mi, bueno o malo (sinceramente no recuerdo haber escuchado nada bueno), ahí fue cuando me enteré de cuan bruja puede llegar a ser la “ex” y fue cuando se frustraron mis intenciones de llegar a establecer una sana convivencia con ella, porque ya sé dejó ver la clase de persona que es, lo que es capaz de decir, y de llegar incluso a envenenar la mente de su pequeño tesoro en mi contra, resultando ser ella, la verdadera bruja de la historia.

Cuando la hijastra se enferma, cuando tiene actos en el colegio, cuando cumple años, son momentos que como madrastra debes vivir y compartir con tu pareja, si él reclama tu compañía (sino aprovecha y sal corriendo).  Hay que tragar fuerte y estar juntos incluso en momentos en los que no tienes muchas ganas de estar. Cuando viene a nuestra casa, aproximadamente cada 15 días, hay que recibirla como un miembro más de la familia, enseñar a #laPeque a querer y compartir con su hermana, ayudarla a canalizar sus ataques de celos y tratar de pasar un fin de semana sin tanto estrés (yo sigo sin lograrlo), pero bueno, poco a poco, pido a Dios que mejoren las cosas.

Para terminar este post, debo agradecerle a Disney la connotación negativa que lleva intrínseca la palabra “madrastra”. Nunca entenderé la necesidad de etiquetarnos. No todas somos así.

Crianza: ¿Disciplina física como instrumento de amor?

22147_maltrato-infantil

¿Disciplina fisica o maltrato? Foto: Google

Desde hace 20 meses que soy madre y desde hace aproximadamente un mes (quizá dos), #lapeque lucha por hacer valer su voluntad.  Es una bebé con un carácter fuerte. Muchas veces me colma la paciencia y en algunas pocas ocasiones he tenido que recurrir a darle una “nalgada” para que entienda que mamá se respeta.  Es mano floja y me pega para hacer saber su descontento.

Como comento, lo de la nalgada, me ha pasado en pocas ocasiones, pero cuando lo he hecho, me he sentido muy mal, la peor madre del mundo… Creo en la crianza respetuosa y estoy segura de que con amor se logra más, pero uno de mis grandes defectos, es que tengo muy poca paciencia.

¿Te ha pasado esto? O soy la única mamá en el mundo que siente esto y… ¿Será que soy extraterrestre?

Pues si soy extraterrestre o no, esa culpa cada vez que le he dado una nalgada a mi hija, ¡es inmensa! Y ha sido una total sorpresa para mi, enterarme de que en la Biblia hablan acerca del castigo físico para con los hijos, lo hacen mencionando una fulana vara de la disciplina.  Por supuesto, cada quien interpreta la Biblia como mejor le parece, pero lamentablemente, nunca faltará el abusivo que la usa para maltratar a los niños.

Les dejo unos versículos muy interesantes que encontré y que hablan al respecto:

Proverbios 13:24 “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.”

Proverbios 23:13,14 “No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. 14 Lo castigarás con vara, Y librarás su alma del Seol”

Proverbios 29:15 “La vara y la corrección dan sabiduría; mas el muchacho consentido avergonzará a su madre”.

¿Castigar?¿Por qué castigar, si hay métodos amorosos que se pueden usar?

“Si lo castigas con la vara no morirá”, obviamente no morirá, pero lo estás maltratando físicamente, ¿tienes derecho a eso? ¿Tu deber como padre no es orientar, guiar, formar una persona de bien?

¿La vara y la corrección dan sabiduría?, que alguien me explique esto.

Creo fielmente en la frase “violencia genera más violencia”, por ejemplo, cuando #lapeque me pega, ¿estará bien mi corrección, cuando por falta de paciencia le doy una nalgada?

Pienso que el maltrato físico, no debería ser aceptado en ninguna etapa de la vida.  Si vemos como un delito que un hombre le pegue a una mujer, por ejemplo, ¿por qué vemos normal pegarle un niño? (Creo que lo leí en libro Bésame Mucho de Carlos González).

Al pegar a nuestros niños, estaremos criando dos opciones de persona:

1. Una persona violenta, que querrá resolver todo a golpes.

2. Una persona propensa a ser maltratada, porque crecerá viendo que si hizo algo mal, deberá ser castigado por eso.

Por esto, entre otras cosas, debo trabajar mi paciencia, hablar más con mi hija y hacer todo lo posible por mejorar mi actitud frente a la suya, se supone que yo soy la adulta y ella me tiene a mi para enseñarle a comprender la razón de las cosas, para ayudarla a manejar sus emociones y sobretodo para quererla.

Pensando en darle solución a mi problema (porque considero que es mío y no de #lapeque), estoy anotada para mañana ir a un taller de crianza respetuosa que dictará mi querida y admirada Berna Iskandar, creadora de Conoce mi mundo, a quien leo desde que estaba embarazada, y del cual espero traer muchísimas herramientas para aplicar en mi objetivo de criar de manera respetuosa y poner mi granito de arena por hacer de este mundo, un mundo más amoroso para todos.

Mi forma de cambiar el mundo Foto: Google

Mi forma de cambiar el mundo
Foto: Google

Por pasear #nuestroperro, víctima del hampa

Primero que nada, debo dar gracias a Dios, por permitirme regresar a este espacio a escribir.  A relatar este terrible momento que quedará grabado en mi memoria por siempre.

Eran cerca de las 3 p.m. de ayer domingo, íbamos saliendo en familia a un compromiso, pero como ya es costumbre, antes de salir hay que pasear #nuestroperro para que haga sus necesidades.  Generalmente, vamos solos él y yo, ayer gracias a Dios no fue distinto.

No nos alejamos mucho de las residencias, lo solté y se fue a la montaña de tierra de siempre (restos de unos grandes movimientos que hizo hace unos meses una constructora y dejó todo así), a oler todo y hacer sus cositas.  En eso veo una moto que sube en la cuadra siguiente, el motorizado me vio.  Luego escucho como la moto se regresa, se me acerca y colocándose su mano atrás (como para agarrar una pistola), me dice:

Bueno mami, tu me dices si lo quieres fácil o difícil, yo solo quiero tu celular.

Yo, con asombrosa tranquilidad, abrí mis brazos en señal de vacío y le dije que no tenía nada.

Me dijo: –Dame dinero.

Yo de nuevo muy tranquila, le dije: –No tengo nada, solo salí a pasear el perrito.

El sujeto dijo entonces: –Voltea y no mires, que me voy.

Yo por supuesto hice caso.

Hizo una pausa y dijo: –No me vas a sapear, ¿verdad?.

Indignada por la estúpida pregunta, volteé de nuevo a verlo y le dije: –¿Cómo voy a hacerlo?.

A lo cual contesto: Bueno, no sé, pero ¡VOLTEAAAAA Y NO ME MIRES!.

En ese momento pasaron por mi cabeza, los millones de titulares que he leído de noticias como “Matan sin robar”, “Lo mataron por tener nada que robarle”, “Golpearon por no tener pertenencias valiosas”, etc, etc.

En ese momento temí por mi integridad y mi vida, no sabía si de verdad el sujeto se iría sin hacerme nada, ¡no sabía nada!, era como si mi bienestar estuviera en sus manos.  Fue terrible, comencé a caminar, dándola la espalda, mi perrito me siguió, no supe si se fue, no escuché nada más. Reaccioné cuando temblando buscaba las llaves para entrar a las residencias.  Me temblaba el cuerpo entero y contenía con todas mis fuerzas las ganas inmensas de llorar.

Fue cuando vi a mi compañero de vida, #elbuenpadre de mi hija, que descargué un poco los nervios, me abrazaba fuerte mientras me decía que me calmara porque #lapeque me estaba viendo.

Entiendo que las noticias en mi país relatan cosas más graves que lo que me sucedió. Muchos pensarán “es que no te pasó nada” y tendrán sus propias historias para contar, quizá peores.

Y es que en realidad, no pudo quitarme nada material, porque no llevaba nada conmigo, estoy bien físicamente hablando, porque sicológicamente, es otro tema.

Mi perrito, ya puede olvidarse de volver a oler y correr en esa montaña y yo de caminar con él por los alrededores de las residencias, no nos queda otra que afianzar más el “auto toque de queda en el que vivimos cada día, sin importar la hora, día o lugar.  Toda Venezuela está igual.

Sin #elbuenpadre durante 8 días

El buenpadre se fue de viaje durante 8 días y nos quedamos solos #lapeque (20 meses), #nuestroperro y yo.  Estaba realmente asustada, porque #lapeque demanda demasiado de mi, quiere teta, quiere jugar, quiere comer (pero no da chance de que mamá cocine), además #nuestroperro que hace bastante desastre y también demanda atenciones y cariño.

Ya #elbuenpadre regresó y aunque no había tenido tiempo para nada mientras no estuvo, nuestra estadía en casa solos, no fue tan traumática como pensaba.  Estoy sorprendida de como el ser humano es capaz de adaptarse a todo y desde el primer día, sin siquiera planificar, establecimos nuestra rutina…  llegar, quitarnos la ropa, sacar a pasear #nuestroperro, regresar, preparar cómida rápidamente, mientras #lapeque jugaba , bañarnos juntas en la ducha (este fue otro aprendizaje lo habíamos hecho con #elbuenpadre en casa), cenar, dormir. Y al día siguiente repetir, y al siguiente repetir, y repetir y así como hasta el día 4, que ya sentía que en la ducha no le lavaba bien el cabello a la bebé y decidí bañarla en su bañera, y posponer mi baño para cuando ella se durmiera.

En las mañanas no fue tan rutinario como en las tardes… ¡Nada me funcionaba para poder llegar temprano! Ni ella a su escuela, ni mucho menos yo a mi trabajo.  Pero me relaje, y dije “bueno, serán solo 8 días de llegar tarde“, y es que para no acabar tirándome al metro (frase muy coloquial en Venezuela que habla de total desesperación), decidí relajarme y tomar todo con “soda“.

Llegó papá y todo vuelve poco a poco a la normalidad.  Trajo lindos obsequios para nosotras, incluyendo una linda muñeca de trapo para #lapeque.  Siempre había querido una muñeca negrita para ella, así que me encantó que se la haya traído.  Decidí bautizarla como Juana por el lugar de donde viene, y por una canción muy famosa en los 80 llamada Juana la cubana.

 

A #lapeque le encantó su regalo y la carga para arriba y para abajo junto a su otro nené.  Ella le dice muñeca, ya veremos si le comienza a llamar por el nombre que le puse o ella le elige otro.

Featured image

Juana, la cubana

Después de estos días, siento gran  respeto y admiración por las madres que crían solas a sus hijos, que de paso en Venezuela abundan.  ¡Me quito el sombrero súper mamis!

Y ustedes, ¿se han quedado solas con sus hijos?, me gustaría conocer sus experiencias.